El Pan de Muerto que Saborean los Vivos, Dulce Tradición de Esta Temporada.

El Pan de Muerto que Saborean los Vivos, Dulce Tradición de Esta Temporada.

El llamado Pan de Muerto que saborean los vivos, es una dulce tradición de esa temporada que ya está presente en las panaderías artesanales de la ciudad.
Esta deliciosa manera de festejar la vida también está disponible en grandes almacenes y tiendas de franquicia, pero el sabor de estas piezas elaboradas de manera industrial no se compara con el de las tumbas o los muertitos hechos en las panificadoras tradicionales.
Este tipo de pan sólo se comercializan durante la temporada de Día de Muertos y aunque las disfrutan los que todavía habitan este mundo, no pueden faltar en las ofrendas que se instalan en honor de los difuntos, que según las creencias heredadas de los ancestros precolombinos, durante una noche al año viajan hacia esta dimensión y disfrutan de los platillos que eran sus preferidos en vida.
En esta ciudad son dos tipos de pan de muerto los que ofrecen las panaderías artesanales, el muertito de configuración antropomorfa, que es la tradición de la región y las tumbas, el pan de forma circular en el que se representa un cráneo y unos huesitos, traído por maestros panificadoras de la ciudad de México.
En el barrio de San Juan Bautista, abundan las panaderías tradicionales, algunas de las cuales incluso todavía tienen hornos de leña. Este es el lugar en donde más panaderías existen y antiguamente el oficio de panadero predominaba de entre otros.
Es en este barrio en donde se localiza la Panadería Gómez con más de 50 años de vida, negociación familiar que generalmente obtiene el primer lugar, durante la degustación de Pan de Muerto que se organiza año con como parte del Festival de las Velas.
El catedrático de la Universidad Michoacana, Eduardo Gómez, es el comandante en jefe de los maestros panaderos que elaboran este pan de temporada, oficio que heredó de su familia.
Reveló que el secreto del sabor del pan de muerto es la esencia de naranja, la mantequilla y en ocasiones el té de azahares.

COMPARTIR