Ante la Competencia de las Grandes Cadenas, de 200 Pequeñas Farmacias que Había en la Ciudad, ya Sólo Sobreviven 30

Ante la Competencia de las Grandes Cadenas, de 200 Pequeñas Farmacias que Había en la Ciudad, ya Sólo Sobreviven 30

De las 200 farmacias tradicionales que existían en esta ciudad, ya únicamente quedan 30, las cuales han tenido que ampliar su giro e introducir otras mercancías para subsistir, informó Severiano Castillo Rodríguez, quien con 35 años de experiencia en el ramo, fue presidente de la ahora extinta Unión de Farmacias de Uruapan.
El entrevistado dijo que las farmacias locales han venido desapareciendo, porque se enfrentaron a una “competencia desleal, ya que los proveedores tenían convenios especiales con grandes cadenas que adquirirían los medicamentos a precios muy por debajo de las farmacias tradicionales”.
Evocó que “nosotros tuvimos la iniciativa de organizarnos para comprar por volumen y eso nos dio una cierta capacidad de competencia, pero fue una competencia muy limitada, porque al final se trataba de cadenas nacionales y las 30 farmacias locales no pudimos detener esa avalancha”.
Agregó que las farmacias que subsisten en la actualidad y “que van a seguir existiendo, tienen que potencializar sus fortalezas y una de ellas es seguir buscando precio, seguir atendiendo de manera personalizada, con una buena capacitación. Eso va a lograr que se preserven”.
También dijo Castillo Rodríguez que pueden “competir con precios. No a una escala grande, pero sí a una escala de servicio que es lo que un sector de la población necesita y eso lo pueden hacer las farmacias tradicionales, que aún quedan en la ciudad”.
Destacó que lo que ocurre con los pequeños expendios de medicamentos es reflejo de todos los pequeños negocios que se “han visto afectados por la proliferación de grandes cadenas de todo tipo; de refaccionarias, de abarrotes y de agroquímicos, entre otros”.
Sin embargo indicó que hay que potencializar las fortalezas de los negocios familiares, aprovechar el conocimiento y la experiencias del antiguo farmacéutico, diversificar su giro y contar con servicio a domicilio.
Por otro lado consideró que han cambiado los hábitos de la población en materia de consumo de medicamentos y que las restricciones por ejemplo para la venta de antibióticos han vuelto más responsable a las personas, porque antes usaba estos productos de forma indiscriminada.
Opinó que ha disminuido la automedicación de manera importante, pero que existe todavía, “porque es una tradición del mexicano y las tradiciones son muy difíciles de desarraigar”.

COMPARTIR